MIS VIAJES: La magia de Marruecos.

Hay países que sin haberlos visitado nunca, te apetece conocerlos algún día. Cada cual tiene sus motivos según gustos. De igual modo hay otros a los que ni te planteas viajar. Pues muchas veces estos últimos, cuando los conoces por el motivo que sea, acaban encantándote. Esto es lo que me pasó con Marruecos. Un país que nunca me atrajo y que sin embargo gracias a uno de mis múltiples trabajos, el de guía de viajes, pude conocer y disfrutar.
Ya van 5 veces la que he estado allí. Concretamente en la zona norte… Tanger, Assilah y Chaouen. No conozco el sur ni las grandes ciudades magrebíes, que son las que dicen ser más bonitas, turísticas y multiculturales. Tampoco conozco la parte que llega al desierto, muy cerca de nuestras islas. Sin embargo sí que he podido disfrutar mucho de estas 3 ciudades que les cuento. ¿Por qué? ¿Qué tienen de especial? Pues sinceramente, a grandes rasgos, no tengo ni idea. Es un país bastante pobre en el que los lujos escasean. Tanger es una ciudad estéticamente algo fea, no así Assilah y Chaouen, que son preciosas y muy turísticas. Una cultura muy distinta a la nuestra, basada en su religión y sus creencias. Sin duda es un lugar en el que no me gustaría vivir por mucho tiempo. Sin embargo, tiene un sabor especial que yo defino como… “la magia de Marruecos”. Un atractivo indescriptible que hace que cada cierto tiempo me apetezca volver a pasar allí unos días.
Talvez en realidad este sentimiento sea la suma de una serie de pequeños placeres y contrastes que por sí solos no llegan a destacar como gran atractivo turístico, pero juntos, crean un destino para recordar. Su gastronomía… con el famoso cuscús, el tallín o la pastella. Su conocida “Medina”, un enrevesado centro de ciudad que se asemeja a un laberinto en el cual es fácil perderse entre sus estrechas calles llenas de tiendas de todo tipo. Es como el gran mercado de la ciudad, al que se va a practicar el deporte nacional… “el regateo”. Porque si en Marruecos pagas por algo el primer precio que te pidan, es que te gusta tirar el dinero. Es muy divertido regatear todo lo que compres, aunque ya de por sí los precios son baratísimos. Puedes encontrar toda clase de ropa, calzado, cueros, y marroquinería en general a precios de risa. Eso sí, en cuanto a ropa, todos son falsificaciones, aunque muy bien hechas. También es fascinante su arquitectura, que podemos admirar sobre todo en las mezquitas. Incluso poder montar en camello por playas de la costa atlántica, en las que puedes recorrer decenas de kilómetros de arena virgen y sin nadie que las explote turísticamente.
Sin embargo aconsejo adentrarse en zonas que no sean nada turísticas. Descubrirías el Marruecos más pobre y humilde, pero para mí, también el más genuino, y el que más te hace pensar sobre la vida que nosotros los europeos tenemos. Es increíble descubrir un mundo tan distinto a pocos minutos en avión desde España. Donde hasta los niños aprenden a hablar 3 o 4 idiomas por instinto de supervivencia, para poder pedir limosna a los turistas.
En definitiva, un lugar donde la magia árabe te seduce y atrapa, y merece la pena conocer.
Este es uno de los destinos turísticos que canariosenmadrid.com ofrece entre los viajes de semana santa.

P.D.- la foto es de la cena de grupo en un restaurante típico, bien rodeado de mi “harén” jajajaja, que en realidad eran una chica mexicana y dos californianas. Pero hasta vestirse para la ocasión es divertido allí.

0 Comments

Posted on 28 Mar 2009 by admin

Nombre:

E-mail (opcional):


Content Management Powered by CuteNews
    Imagen

CONTACTO